Erika Yurquina

Vicedirectora del Jardín de Infantes Ntra. Sra. del Hogar

Erika Yurquina
Vicedirectora del Jardín de Infantes Ntra. Sra. del Hogar

Mi inicio en la Obra fue como alumna, gracias al esfuerzo de mis padres de querer brindarme la mejor formación, comencé mis estudios secundarios en el año 1992 ya que formé parte de la primera promoción que egresó en 1996.
En el año 1997, se inauguró el Instituto Terciario y me permitió comenzar una nueva etapa: el Profesorado de Educación Inicial. Ya en mi primer año fui convocada por Nora Garavelli y Gustavo Bareilles para ocupar un puesto de trabajo en el Centro Materno Infantil. ¡Un lugar maravilloso!
En el año 1999 terminé mis estudios y comencé el Profesorado de Educación Primaria. De ese modo, con los dos profesorados, completé mi formación profesional.
Gracias a mi primer trabajo, comencé a solventar mis estudios y, con el apoyo de mi familia, compañeros y amigos pude alcanzar mis metas.
Lamentablemente no tuve la oportunidad de poder conocer personalmente al Padre Mario, es decir, de estar frente a él y poder charlar. Pero sinceramente en mi ser, siento que lo conocí lo suficiente como para poder transmitir a mis alumnos y en ocasiones a compañeros, acerca de su vida, su obra, anécdotas vividas que no se borrarán de mi corazón.
Tengo muchas recuerdos de todos estos años: el viaje de egresados a España con mis compañeros y profesores de la escuela secundaria, las Ferias del Plato que hacíamos todos los días 19 y que organizaba Carlina Ramos, la primera directora del Centro Materno Infantil. Eso me permitió conocer a muchas personas que colaboraban y son parte de esta maravillosa obra. También recuerdo especialmente la primera fiesta para los colaboradores de la Obra, que organizó Elena Ramos.
Algo que disfruto es encontrarme por la calle con ex alumnos y padres que me saludan y recuerdan anécdotas vividas de su paso por el jardín.
La obra influenció y cambio mi vida, siento que el Padre nos acompaña día a día. Gracias a él tengo una hermosa familia que me acompaña permanentemente y me permitió formarme para poder desempeñarme laboralmente. Desde mis inicios como alumna, como empleada de la obra, como seño del jardín y hoy como vicedirectora del mismo, me permitió conocer muchas personas de las cuales aprendí y aprendo día a día.
Al decir “soy parte de la Obra”, siento mucho orgullo y emoción porque como dice mi directora, Emilce Tribuiani, “siento que mi compromiso es con él” y esto es lo que me guía y me lleva a tratar de dar lo mejor de mí, con amor, compromiso, responsabilidad y por sobre todo con gran respeto.