Consideramos el envejecimiento como una etapa de la vida y no como un estado especial en donde las personas son diferentes o acontece una transformación.
Todas las acciones que desarrollamos están orientadas hacia el fomento de los cinco principios expuestos por las Naciones Unidas a favor de las personas de edad: cuidado, independencia, participación, autorrealización y dignidad.
Tenemos, ante todo, una idea de respeto hacia el adulto que envejece.

El proyecto más importante que llevamos adelante desde el Área Tercera Edad es el Centro de Día Nuestra Señora del Hogar que tiene una antigüedad de más de 20 años y es el que tiene mayor profesionalización. A su vez, la estructura de servicios permite a la persona envejecer en su entorno familiar, sin internaciones prematuras geriátricas y hospitalarias.
Por otra parte, desarrollamos actividades de promoción y participación en el cuidado de la salud con actividades acuáticas y distintos talleres para la población autoválida. Además, trabajamos desde hace tiempo en la formación de cuidadores domiciliarios que consiste en la capacitación de personas para cuidado y acompañamiento del envejecimiento.
Aquello que nos hace envejecer de determinada manera se explica en parte por nuestra historia personal. Como dice la canción, “yo me muero como viví”. Nuestra personalidad y la vida que llevamos hacen que cuando lleguemos a ser adultos mayores nos encontremos con toda nuestra historia a cuestas.
A partir de los cinco principios desarrollados por Naciones Unidas, pensamos que las personas no sólo necesitan medicación y recibir cuidado en estado de convalecencia o de dependencia, sino que, también, deben atenderse las necesidades de accesibilidad a la cultura y a las producciones del hombre y a la recreación. Para que conserven la independencia, fomentamos la autonomía de los mayores todo el tiempo que sea posible. Para ello, llevamos adelante un programa de accesibilidad que promueve el uso de ayudas técnicas como, por ejemplo, los bastones. Con respecto a la participación, sostenemos la creación de espacios inclusivos intergeneracionales y de plena actividad con otros. Y finalmente proponemos la autorrealización y la dignidad pensando en la libre determinación de cada uno de nosotros ante nuestros pasos, ante nuestra vida y que podamos decidir sobre nuestros actos hasta el último momento en que vivimos.

Marisa Parreira trabaja en la Obra del Padre Mario desde 1993 y actualmente dirige el Área Tercera Edad. Es licenciada en Psicología por la Universidad de Buenos Aires, se especializó en gerontología institucional y comunitaria en la Universidad de Mar del Plata y es magister en organización de servicios sociales por la Universidad de Alcalá de Henares, España. Vive en el barrio de Flores, en la ciudad a la que ama tanto como al tango, y donde sus dos hijas mellizas juegan con Pachina, la perra de la familia. Es una eterna estudiante de violín ya que tiene, dice, “los dedos de quebracho”.
  • Centro de Día Nuestra Señora del Hogar: Colonia La Toscana

    Domingo Scarlati 4400, González Catán.
    Tel.: 02202 424-845

Conocé como llegar