Nuestros alumnos de La Huella despidieron el año

  • Nuestros alumnos compartieron junto a sus familias una tarde repleta de diversión.

  • Baile y música: las familias jugaron al bingo con nombres de canciones.

  • Los chicos más grandes fueron los encargados de servir las mesas para que todos pudieran disfrutar.

  • Las familias también participaron de sorteos de premios.

  • El grupo “Sembrando huellas” conformado por alumnos, acompañados por el profesor Aldo Bravo, regaló unas canciones a sus compañeros y familias.

Junto a sus familias y amigos, nuestros alumnos del Centro Educativo La Huella compartieron una fiesta con juegos, música, premios y mucha diversión.

Todos juntos y con alegría se reunieron para cerrar un año repleto de actividades en las que, además de entretenerse y hacer amistades, aprendieron y reforzaron su trabajo escolar.

Compartimos a continuación las historias que reflejan el acompañamiento que reciben los niños y adolescentes que participan en las actividades que brindamos en contra turno a la escuela: ping pong, deportes, taller de música, dibujo y apoyo escolar.

 

Mónica, mamá de Santiago de 10 años

Santi participa en La Huella desde los 8 años y recibe apoyo escolar en computación. Además, le encanta dibujar. Por eso, también concurre al taller de artística.

“Santiago aprendió muchísimo de computación. Si yo no entiendo algo, recurro a él para que me explique. A la mañana va a la escuela y por la tarde, algunos días, viene a La Huella. Me siento tranquila en que esté ocupado, haciendo cosas. La contención que hay en este lugar es lo que más valoro. Si tenemos algún problema, nos asisten. Por eso, la invité a una vecina para que conozca e inscriba a sus hijos.”

 

Viviana, mamá de Lautaro de 7 años

“Este es el primer año que Lauti viene a ping pong. Decidí inscribirlo porque él necesita integrarse con los chicos de su edad para su desarrollo. Durante el año recibió apoyo escolar en educación física y se sintió acompañado. Le hizo mucho bien. Para mí, es un lugar de mucha contención porque veo en la mejoría de Lauti el acompañamiento de sus profes.”

Mario, papá de Catalina quien festejó también junto a su abuela Mercedes

“Cata tiene 6 años y practica ping pong en La Huella. Le encanta y yo estoy orgulloso de que ella recorra los lugares en los que crecí. Soy vecino de la Obra y prácticamente crecí en ella. Que mi hija esté viviendo lo mismo, me llena de alegría. Parte de nuestra historia es gracias a este lugar. Tengo los mejores recuerdos.”

Anabel, mamá de Analuz (8 años) y de Estrella (5 años)

“A mi hija Analuz le encanta dibujar. Por eso, la traigo a La Huella para que tenga clases de dibujo y pueda disfrutar de lo que a ella más le gusta. Su hermana Estrella aún no participa pero pronto vendrá. Lo que veo y me llena de felicidad es que Analuz está muy contenta. Espera cada jueves para encontrarse con la maestra y contarle lo que quiere dibujar y consultarle si está bien lo que hace. Hace tres meses que viene y el cansancio, luego de la escuela, no le impide disfrutar. El compañerismo es lo que más rescato de este lugar.”