Los chicos del Programa Padrinazgo listos para estudiar

  • Rocío tiene 11 años. Cada año, al igual que el resto de los chicos, pasa por un control de talla y peso necesario para una evaluación nutricional.

  • Iara (16) y Maitena (13), además de estudiar, entrenan para la Selección Argentina de Tenis de Mesa en el CENARD. Ambas aprendieron a jugar al ping pong en La Huella.

  • El encuentro con las familias es una instancia muy importante porque nos permite evaluar su situación y acompañarlas en lo que necesitan.

  • Santiago, de 8 años, junto a su mamá, recibe útiles escolares para comenzar las clases.

  • Una familia con historia. Alexander (17), Melany (8) y Agustín (10), junto a su mamá Andrea, recibieron sus útiles escolares. Hace casi 10 años forman parte del programa Padrinazgo.

Este año, gracias al esfuerzo que realizan las madrinas y los padrinos que nos acompañan, 786 niños, niñas y adolescentes recibieron útiles escolares para comenzar las clases. Además, pasaron por una evaluación nutricional y sus familias participaron de entrevistas a cargo de nuestras trabajadoras sociales.

Todos los datos que recolectamos durante esta etapa nos ayudan a analizar cada situación, y a planificar estrategias de seguimiento y apoyo a las familias en lo que necesitan.

Asimismo, el programa Padrinazgo Educativo permite que chicos y chicas de entre 6 y 16 años puedan estudiar y, además, contar con la posibilidad de realizar actividades en contraturno a la escuela en nuestro Centro Educativo La Huella.

A lo largo del año pueden participar de diversos talleres: apoyo escolar, informática, educación física, música, dibujo, artística y Ping Pong. A los adolescentes, les proponemos realizar actividades de Pre Plaza para que conozcan diferentes oficios.