UnoXuno

Programa de Padrinazgo UNO x UNO

Desde hace 10 años, unos 900 chicos y adolescentes de González Catán y la zona continúan yendo a la escuela gracias a la ayuda solidaria de un “padrino”.

Llena el formulario o llamanos al 0800-333-9800 para conocer más acerca del programa de Padrinazgo Educativo y ayudar hoy a un niño o niña. ¡Muchas gracias!


- Nombre

- Apellido

- Teléfono (agregar código de área)

- Correo Electrónico



La Obra del Padre Mario posee Certificado de Exención Vigente: autoriza deducción de donaciones (Art. 81 c)
Tu donación te permite deducir hasta el 5% de la ganancia neta del Impuesto a las Ganancias, en el marco de lo dispuesto en la Resolución General N° 2681 (AFIP)

El Programa de Padrinazgo ayuda a las familias para que los niños crezcan en un entorno saludable y superador, haciendo énfasis en la permanencia dentro del sistema educativo formal.

  • Promueve el sostén económico de las necesidades de los chicos gracias al aporte solidario de un padrino y el intercambio de correspondencia, visitas, regalos y experiencias entre ambos.
  • Cada padrino aporta un valor fijo mensual por chico durante todo el año.
  • El ingreso de los chicos al programa se realiza luego de una evaluación tanto del chico como de su familia.
  • Además de la necesidad de ayuda, la familia debe comprometerse con los objetivos del Programa, ya que éste es una alianza con la familia y no busca reemplazarla en ningún aspecto.
  • Los chicos y adolescentes tienen acceso a apoyo escolar, control médico y nutricional, deporte, arte y música, además de contar con útiles escolares, ropa, calzado y asistencia en diversas situaciones particulares.

La colaboración puede ser de varias formas:

  • Asumiendo el padrinazgo de uno o más niños
  • Compartiendo con familiares y amigos este compromiso
  • Haciendo una colaboración general con el Programa
  • Además, varios padrinos ayudan con las necesidades puntuales de los chicos (calzado, útiles, etc)

Testimonios:

Graciela, mamá de Yamila y Antonella

… Hace 7 años que yo también vengo. Me conecté con el Programa través del colegio. Mis hijas venían a apoyo escolar y como tenían bajo peso, las empezó a tratar la nutricionista. Les dieron una dieta para levantar el peso y estuvieron bien. Después empecé en el taller de cocina con otra nutricionista, y también las chicas recibían atención médica. Las revisaban de pie a cabeza. Un par de años más tarde, comencé el taller con Fernanda, la nutricionista que está ahora. Y para ese entonces,  a dios gracias,  caí de voluntaria en la cocina. Tomo al voluntariado como una forma de pagar un poco todo lo que hicieron por mí. Yo siempre he venido y me han ayudado. No solo a mis hijas, sino a mí también. El voluntariado, lo hago con mucha responsabilidad. Es algo muy serio. Les preparo la merienda a los chicos y para sus cumpleaños, les preparo las tortas. Por otro lado, también participo del taller de cocina. Hacemos recetas  y también huerta. También gracias al INTA, nos dieron gallinas, yo tengo dos que ya empezaron a poner huevos.
  El taller de cocina es una experiencia fabulosa. Nos juntamos 12 mujeres una vez por semana y hablamos de todo: los hijos, los maridos. Intercambiamos información sobre recetas, precios. Se habla de todo. Hago un balance positivo. Sobre la merienda, te cuento que me siento muy cómoda  es algo que le recomiendo a cualquier mamá que se sienta mal por algo: que venga a colaborar.
Ahora, Yamila viene a la “pre- plaza” y Antonella va al Polideportivo a hacer handball. También vienen a buscar libros de la biblioteca e información de Internet. De salud ellas están bien, gracias a que vinieron acá y las ayudaron con estudios, alimentación y remedios y ropa de abrigo.

Juana

Yo me llamo Juana. Empecé dibujo a los 7 años y sigo hasta hoy, que ya tengo 10. Conocí a la seño Marta que me enseñó a dibujar y pintar, lo que más me gusta es pintar y me va a seguir gustando. Me encantan los colores fuertes. Hacemos muchas cosas lindas y la seño nos enseñó la vida de algunos pintores, Dali y Quinquela Martín…El próximo año me paso a los sábados con el profe Aldo, donde van los chicos de nivel II. Le doy gracias a las personas del Centro Educativo y a la seño Marta por hacer muchas cosas por mí, le voy a estar agradecida por siempre, Muchas gracias a todos.

Graciela y Roberto

Junto con mi esposa, hace algunos años, decidimos participar en el Programa UNO X UNO de la Obra del Padre Mario. Ello significó tratar de ocuparnos, en alguna medida, de mejorar el bienestar de Rodrigo, “nuestro ahijado en el Padre Mario”.  El objetivo del programa es que mediante nuestro aporte económico constante se logre que el niño reciba apoyo educativo y contención tanto social como familiar.
A medida que fuimos involucrándonos cada vez más, pudimos conocernos y pasar
juntos momentos muy agradables. Conocer su entorno familiar, reunirnos con él,
su mamá (María) y Evelyn, una de sus hermanas. Hemos festejado juntos varios cumpleaños, intercambiando cartas y fotos donde nos hemos contado nuestras
vivencias y experiencias de vida.  
Tanto de nosotros hacia él y su familia como de ellos hacia nosotros. Y como ocurre entre las familias que comparten sentimientos y amor, se termina por voluntad propia dar más de lo que el programa mismo pide. La vida de los habitantes de González Catan es dura y difícil. No fue casual que por los años 70 el padre Mario decidiera fijar su morada allí. Transcurrieron más de 35 años desde la creación de la Fundación y así
y todo puedo decir que siempre se necesita más y más, porque “dar” en una zona carenciada no tiene límites. Las chicas del programa de Padrinazgo UNO X UNO, Aldana, Sandra, Ana, cumplen una labor destacable. Ellas y su entorno hacen que
nuestros esfuerzos sean administrados y canalizados hacia el apadrinado de la mejor manera posible. Informes internos y externos, seguimiento al apadrinado y comunicaciones, son solo algunas de las tareas que ellas cumplen cotidianamente. Hay muchos chicos que necesitan de nuestro apoyo. Los que lean estas líneas traten de convocar con AMOR a otros a que día tras día haya más “Padrinos en el Padre Mario”.
Por nuestros chicos, por nuestras familias más necesitadas, por una “verdadera” inclusión social, para que ningún chico más de nuestra querida Argentina sufra
carencias y exclusiones.
Con mucho amor, Graciela y Roberto.


  • Campaña Donar, es un oficio

    Campaña Donar, es un oficio
  • Facebook Twitter Vimeo
  • Información de la Obra Como llegar a la Obra Horarios y Feriados