Matías Riveros

Mi nombre es Matias Riveros, y todos me dicen Maty aunque ¡ya tengo casi 34 años! Mi contacto con la Obra fue en el año 1988 cuando comencé en el Jardín Nuestra Señora del Hogar, en la sala de 3 años. Recuerdo que era un vagón de tren. Sí, un vagón de tren era mi sala y es hasta el día de hoy que lo veo y me causa mucha nostalgia.

Toda mi trayectoria escolar transcurrió en la Obra, desde el nivel Inicial hasta el Terciario. Realmente, haber transitado por estas escuelas me ensancha el pecho: por la cantidad de personas hermosas que conocí, por lo profes que tuve y por todo lo compartido.

En mi bello camino tuve la suerte de conocer al Padre Mario: recuerdo que iba a vernos al Jardín y nos daba caramelos, y también recuerdo cuando estábamos en el comedor y almorzando junto a nosotros su querida sopa.

La Obra para mí es mi segunda casa, tengo amigos que son como mi familia. Soy feliz de ser parte y poder trabajar acá. Hoy actualmente estoy en la secretaría del Colegio Universitario Pantaleo y me gusta, de verdad, poder estar con los alumnos y ayudarlos en todo lo que puedo.

La Obra del Padre Mario cambió mucho mi vida y estoy muy agradecido al Padre, porque sin él yo hoy no sé dónde estaría, y no sé si estaría casado, porque en este lugar yo también encontré el amor.