La Comunidad Hace: un encuentro para continuar juntos el sueño del Padre Mario


  • Más de 500 globos elevaron al cielo las intenciones que escribimos para que el Padre Mario interceda por ellas ante Dios.

  • Revivimos las sonrisas de los corredores que participaron en la 5° edición de la maratón que organiza nuestro Polideportivo Caminante.

  • Este año realizamos visitas guiadas para mostrar nuestro trabajo a la comunidad. ¡Gracias por hacerlo posible!

  • Compartimos junto a la comunidad un chocolate caliente con exquisiteces que nos donaron nuestros amigos del Centro de Panaderos Unidos de Matanza Sur.

  • Pintura en vivo. El artista plástico Peti López realizó una obra sobre el Padre Mario en el Patio de la Solidaridad.

  • La hora del baile, un show en homenaje al Padre Mario. Así se lucieron los jóvenes del grupo Nuevos senderos.

  • Manos que tejen. Durante varios meses, muchos amigos trajeron cuadrados tejidos a crochet para sumarse solidariamente a la confección de mantas de abrigo que serán destinadas a las familias que las necesitan.

  • Nuestros alumnos del jardín de infantes nos invitaron a recorrer una línea de tiempo sobre la vida del Padre Mario.

  • Nuestros alumnos del Centro de Formación Profesional Plaza de Artes y Oficios nos deleitaron con ricos platos. El locro fue una de las propuestas más exitosas.

El 19 de agosto conmemoramos con la comunidad un nuevo aniversario de la partida física del Padre Mario. Centenares de personas nos acompañaron y recorrieron la Obra que él nos dejó. Además, pudieron vivenciar lo que hacemos cada día para continuarla y visitar los distintos sectores guiados por nuestros alumnos de la escuela secundaria y colaboradores.

Por la mañana, el Padre Jorge Sánchez ofició una Santa Misa en memoria del Padre Mario en la Capilla Cristo Caminante. En su homilía expresó que debemos construir día a día una comunidad tal como lo anheló nuestro sacerdote fundador: “Cuando el Padre hablaba de la Obra decía que esta no surgía del querer, del deseo, del hacer de una sola persona, sino que surge de una comunidad que hace. No es algo mágico sino que tenemos que construirlo entre todos, especialmente entre los más necesitados, entre los más pobres de una pobreza que no es únicamente material.”

Luego del responso en la entrada del mausoleo que guarda los restos del Padre Mario, volvimos a compartir la emoción de la suelta de globos con las intenciones que acercaron nuestros visitantes y que fueron bendecidas por el Padre Edgardo Gómez.

En el SUM de las escuelas tuvo lugar la feria de comidas y artesanías. Allí participaron expositores del programa La Experiencia Cuenta que llevamos adelante desde el área Tercera Edad, alumnos y docentes del Taller de Voluntariado de la escuela secundaria, familias, y nuestros estudiantes de la Plaza de Artes y Oficios (PAYO) que se lucieron con diferentes propuestas gastronómicas.

Durante la jornada, nuestros visitantes asistieron a clases abiertas de cocina en la PAYO, conocieron de parte de los chicos del programa de Padrinazgo los talleres a los que ellos concurren en el Centro Educativo La Huella, presenciaron la muestra de trabajos de nuestros alumnos del Centro de Formación Integral Santa Inés, accedieron a un stand de control de presión arterial atendido por nuestros estudiantes de enfermería, entre otras actividades.

Los niños pudieron divertirse en el espacio de juegos de psicomotricidad, desarrollado por nuestros profesionales del servicio de salud mental de la Policlínica. La comunidad también disfrutó de un show de música y baile folclórico de la mano de los grupos Fuerza criolla y Nuevos senderos.

Para cerrar este encuentro, compartimos junto a la comunidad un chocolate caliente con tortas que nos donaron nuestros amigos del Centro de Panaderos Unidos de Matanza Sur.

¡Gracias por habernos acompañado para continuar juntos el sueño del Padre Mario Pantaleo!