Centro Educativo La Huella: la despedida del año

noticias

  • Nelly con sus nietos

  • Mariana acompañó a sus hijos para festejar el fin de ciclo

  • Jésica, exalumna de La Huella y hoy trae a su hija

  • Silvia, orgullosa de sus hijos que empezaron como alumnos y hoy guían a los más pequeños

  • Los chicos del taller de música alegraron la tarde de las familias

  • Un cierre en familia con música, juegos y una merienda para compartir

El Centro Educativo La Huella reunió a todos sus concurrentes junto con sus familias para despedir con alegría un año de intenso trabajo y aprendizaje.

Para ello, compartieron una merienda con exquisiteces preparadas por los propios chicos y los más grandes ayudaron atendiendo las mesas.

Hubo sorteos, juegos para todas las edades y canciones a cargo de los chicos, quienes tuvieron la oportunidad de mostrar en público todo lo que desarrollaron en el taller de música a lo largo del año.

Aquí les compartimos cuatro historias distintas de familias que concurren a La Huella.

Nelly, abuela de cuatro niños

Estoy a cargo de mis nietos Ana, Ludmila, Daniela y Gabriel porque la mamá los dejó. Y desde que vienen a La Huella yo estoy contenta. Me gustan mucho las actividades que los chicos desarrollan acá y me gusta hablar con la gente que trabaja aquí porque siempre encuentro que me ayudan a resolver los problemas que se me van presentando con la crianza de los chicos. Además, ellos aprenden cosas muy útiles y a mí me ayudan a descansar un rato de tanto trajín.

 Mariana, madre de tres niños

Mis hijos se llaman Ariel, Angelina y Ángel. Lo que más me gusta de La Huella es que todo lo que les proponen a mis hijos, ellos lo hacen, quiere decir que lo proponen con entusiasmo. Empezamos a venir a La Huella desde en marzo, no hace mucho tiempo, pero tengo mucho para agradecer por todo lo que hacen. Mi hijo necesitaba urgente un par de anteojos y acá se los dieron porque no los podíamos pagar.

Jesica, mamá de Valentina

Yo fui alumna de La Huella desde que tenía trece años de edad y estuve acá hasta los diecisiete. Después continué estudiando en el Instituto Terciario Pbro. José Mario Pantaleo donde hice media carrera de Profesorado de Educación Inicial, y más tarde, cuando quedé embarazada me fui a estudiar peluquería que es el oficio que desarrollo actualmente. Ahora viene mi nena y próximamente vendrá mi otra hija. Ya desde que estaba embarazada de Valentina me acompañaron, me ayudaron y me contuvieron porque siempre continué viniendo a saludarlos y estuve en contacto con el Centro.

Silvia, mamá de Joaquín y Tamara

Mis hijos vinieron desde que tenían 7 y 8 años, y hoy, que pasaron diez años, siguen viniendo pero para colaborar en el trabajo con los más chicos y a mí me llena de orgullo. Pero también siento agradecimiento, porque siento que los ayudan a crecer, a independizarse. Para mí la Obra del Padre Mario es algo enorme. Soy vecina, tuve el gusto de conocer al Padre Mario personalmente y me emociona todo lo que hizo él y lo que hacen quienes continúan con la Obra. Además, mi hija mayor egresó como Profesora de Educación Primaria del Instituto Superior Pbro. José Mario Pantaleo y hoy trabaja en la escuela primaria de la Obra. Y Joaquín está estudiando el Profesorado de Educación Física. Es una gran alegría para mí.